¿cómo funciona?

Conceptos básicos:

En primer lugar, tenemos que tener en cuenta que UGRDrive no es un disco duro. Es mucho más que eso. Es cierto, se compone de discos duros (un total de 200 Terabytes brutos) y sirve para almacenar información, pero ahí acaban las similitudes. El objetivo de este proyecto es infraestructura estable y resistente a fallos, para lo cual se han redundancia de todos los componentes. No sólo está duplicada la información en distintos discos, sino que está duplicado su acceso interno y su conexión a la red UGR, así como los servidores que interactúan con los usuarios finales. Finalmente, la información que se almacena en UGRDrive se salvaguarda mediante un robot de cintas magnéticas, que nos garantiza la recuperación completa de la información en caso de fallo hardware o borrado accidental.

Sin embargo, lo más importante es que está diseñado para mantener la sincronización de contenidos y su acceso desde múltiples dispositivos.

¿qué es la sincronización? Cuando estoy trabajando en un documento en el puesto de trabajo, y lo guardo en la nube, desde ese momento está disponible para que otros dispositivos (tablet, por ejemplo) puedan leerlo y editarlo. Una vez editado en el tablet y guardado, vuelve a estar sincronizado y puedo ir al PC para poder volver a editarlo en estado en el que lo dejé.

En momento en el que se guarda un fichero, el cliente se da cuenta de que ha habido cambios en el fichero e inmediatamente comienza la sincronización. Es por ello, que si dos o más personas intentan acceder simultaneamente, desde dos dispositivos distintos, al mismo fichero deben coordinarse para evitar la posible pérdida de ediciones de un usuario que no hayan llegado a la nube mientras estaba trabajando el otro.

Conexiones

¿qué métodos existen para acceder a la nube UGRDrive? Casi tantos como combinaciones de sistemas operativos, clientes y protocolos disponibles. En función de lo que queramos hacer, es posible que nos convenga un método u otro.

Esta figura muestra cinco modos de conexión típicos, ya sea con PC, o dispositivo móvil. Podemos acceder o bien con un cliente , el protocolo webDAV, gracias a nuestro gestor de archivos   o a través de un navegador web .

Desde el CSIRC, recomendamos siempre el uso de un cliente local  , que no es más que un programa que se ejecuta y se encarga de sincronizar los archivos con la nube a medida que detecte que hay cambios (cada vez que se graba un fichero, por ejemplo).

También podemos indicarle a nuestro explorador de archivos  que use el protocolo webDAV. Su funcionamiento varía ligeramente en función del gestor de ficheros que tengamos en nuestro PC o dispositivo móvil.

Finalmente, siempre que dispongamos de acceso a un navegador web , podremos abrir sesión con nuestra dirección de correo y contraseña, y tendremos acceso a los ficheros almacenados, así como consultar la cuota de disco ocupada, gestionar los ficheros compartidos, etc.

En la sección Tutoriales disponen de información detallada de cómo conectarse de cada una de estas maneras.